Imágenes con fines ilustrativos  

Presentación

La práctica de recolectar los residuos de forma indiscriminada con el propósito de trasladarlos a un relleno sanitario, en el mejor de los casos, provocó por muchos años, que en Costa Rica los residuos fueran considerados como algo sin valor de lo que había que deshacerse inmediatamente, por tal razón, se les llamaba erróneamente “basura”.


Las lecciones aprendidas en materia de residuos sólidos en el país, motivaron un cambio de enfoque para el abordaje de una problemática que incluso una vez en los años noventa, llegó a alcanzar características de emergencia nacional.


Las municipalidades, según la Ley para la Gestión Integral de Residuos Sólidos, asumen un rol protagónico y renovado en la recolección de los residuos sólidos en sus cantones, pues ya no solo es suficiente que se recolecten y envíen a los sitios de disposición final, sino que deberán garantizar que en su territorio el servicio de recolección de residuos se brinde en forma selectiva, accesible, periódica y eficiente para todos los habitantes.


Seguidamente se definen los cuatro atributos del servicio de recolección de residuos, citados anteriormente:


  • Recolección accesible: el servicio se le debe brindar a todos los habitantes del cantón.

  • Recolección selectiva: se deben recolectar los residuos por separado para ser enviados a los procesos de valorización (reciclaje, compostaje y otros métodos similares).

  • Recolección periódica: se deben recolectar los residuos en una determinada cantidad de veces a la semana.

  • Recolección eficiente: se presenta cuando la relación entre el servicio brindado y los recursos utilizados, proporciona un mejor uso o aprovechamiento de los recursos municipales y los residuos ordinarios recolectados.

En vista de lo anterior, la Contraloría General de la República realizó una auditoría operativa con el objetivo de evaluar la eficacia y eficiencia de la gestión realizada por las 81 municipalidades del país, en la prestación del servicio de recolección de residuos ordinarios, para promover mejoras en su gestión.



 

 

 

Cobertura del servicio


¿Qué encontramos?:


  • 70 de las 81 municipalidades del país no garantizan la cobertura del servicio de recolección de residuos para todos sus habitantes.

  • El porcentaje promedio de viviendas atendidas por el servicio de recolección de residuos en las municipalidades del Gran Área Metropolitana (GAM) es de un 94%, mientras que el porcentaje promedio de viviendas atendidas en las municipalidades ubicadas fuera del GAM es de un 54%.

  • Alrededor de 87 distritos del país, no reciben el servicio de recolección de residuos por parte de la municipalidad.

Cobertura del servicio de recolección de residuos

Consecuencias:


En las comunidades donde no existe el servicio de recolección de residuos, sus habitantes se ven motivados a utilizar métodos o prácticas no controladas que van en contra de la salud humana y el ambiente, tales como: enterrar los residuos, quemarlos, botarlos en un lote baldío, río o mar.


Según el INEC, en el año 2011 existían más de 190 mil viviendas distribuidas en los 81 cantones del país, que aún utilizaban algunas de esas formas para deshacerse de sus residuos.


 

 


En algunos de los distritos o comunidades donde la municipalidad no brinda el servicio de recolección de residuos, se da la participación de agentes privados que prestan dicho servicio sin ninguna regulación municipal, en aspectos como: frecuencia, rutas y horarios de recolección, disposición final de los residuos y tarifas.




Recolección separada de residuos


¿Qué encontramos?


En cuanto a la prestación de un servicio que recolecte los residuos en forma separada (para reciclaje, compostaje y otros procesos) , para los 81 gobiernos locales se determinó lo siguiente:


  • 39 municipalidades brindan un servicio de recolección que permite recoger los residuos de un modo separado en las casas, comercios e instituciones públicas, o bien, mediante una alternativa similar. En 33 de las 39 municipalidades se estima que atienden en promedio un 38% de las viviendas de sus cantones.

  • 42 ayuntamientos no brindan a sus ciudadanos esa recolección separada en las casas, comercios e instituciones públicas. Lo que se ofrece en 13 de esas 42 municipalidades son campañas de recolección en un punto determinado, para que los vecinos lleven allí los residuos valorizables (aluminio, cartón, vidrio y materiales similares).

En cuanto a los porcentajes de recuperación de residuos por medio del reciclaje, compostaje u otros procesos, para el año 2014 se identificó lo siguiente:


  • De 961,5 mil toneladas de residuos recolectadas por los 81 gobiernos locales, solo el 1,26% se recuperó para ser enviado a reciclaje y compostaje. El resto se envió a los rellenos sanitarios y vertederos.
Gráfico de porcentajes de recuperación de residuos por reciclaje o compostaje

  • La recuperación de residuos mediante la recolección selectiva, continúa siendo un reto para la mayoría de gobiernos locales (no la realizan, carecen de datos o no recuperan ni el 1% en algunos casos). Sin embargo, se observan esfuerzos alentadores en los cantones de 5 municipalidades, cuyos porcentajes de recuperación de residuos fueron superiores al 6% (color verde oscuro del mapa).
Mapa con porcentaje de recuperación de residuos por reciclaje o compostaje

Consecuencias


  • La mayoría de municipalidades siguen desperdiciando un gran porcentaje del valor de los residuos ordinarios que recolectan, ya que según estimaciones del Plan de Residuos Sólidos (PRESOL), el 93% de los residuos generados en el país son aprovechables.

  • El comportamiento creciente en la cantidad de residuos enviados a los sitios de disposición (rellenos sanitarios o vertederos), acelera el agotamiento en la vida útil de esos sitios. Esto obligará tarde o temprano, a la búsqueda de nuevos sitios, con los consecuentes problemas que estas decisiones acarrean en las diferentes comunidades.

  • Los denominados vertederos municipales continúan recibiendo una parte importante de los residuos ordinarios. Se advierte que en estos sitios se depositan los residuos sin técnica o mediante técnicas muy rudimentarias, y en el que no se ejerce un control adecuado. Por ello, es probable que estén provocando afectación al ambiente.

  • Los gobiernos locales que no tienen recolección selectiva o con porcentajes incipientes en la recuperación de residuos, están desaprovechando oportunidades de empleo local y la obtención de ingresos por la comercialización de los residuos.

 

 



Frecuencia del servicio


¿Qué encontramos?


  • En el 34% de los distritos del país, se recogen los residuos ordinarios una vez a la semana o con una frecuencia menor en algunos casos.
Porcentaje de frecuencia de recolección de residuos

  • Los residuos mezclados se siguen recogiendo más veces en comparación con la recolección de residuos en forma separada (reciclaje y compostaje).
Calendario con fechas de recolección de residuos

Consecuencias


  • Una recolección de residuos de una vez a la semana o menor, presenta el riesgo de que las personas se vean motivadas a quemar sus residuos o disponerlos en cuerpos de agua. Dicha situación fue advertida por la Organización Panamericana de la Salud en uno de sus informes.

  • Se estima que aproximadamente 360 mil viviendas reciben una frecuencia de 1 vez a la semana o menos.

  • Las diferencias establecidas en cuanto a las frecuencias de la recolección de residuos en las viviendas, conlleva el riesgo de no brindar la igualdad en el trato a los usuarios del servicio. Esto puede estar presente, cuando se cobra una misma tasa por el servicio de recolección, pero se brindan frecuencias distintas.

  • Frecuencias mayores en la recolección tradicional de los residuos (mezclados) y menores en la recolección selectiva, pueden no estimular lo suficiente a los vecinos para que separen sus residuos.



¿Qué encontramos?


  • Las rutas de recolección de residuos en 74 de las 81 municipalidades, no se han fundamentado en algún estudio técnico y el principal criterio empleado, ha sido la experiencia de los encargados del servicio de recolección y en algunos casos, el de los choferes de los vehículos recolectores.

  • El 47% de la flotilla de camiones recolectores municipales, se encuentran en regular estado, sin funcionamiento o en mal estado. En otras palabras, son camiones que no se encuentran en óptimas condiciones para su funcionamiento.

  • Existen 17 municipalidades que deben realizar extensos recorridos para llevar sus residuos hasta los rellenos sanitarios o vertederos. Esta problemática podría acentuarse por el agotamiento de la vida útil de los sitios de disposición final o la posible clausura de alguno de los vertederos municipales.
Mapa con distancias desde los cantones hasta los sitios de recolección de residuos

Consecuencias


  • En las rutas de recolección de residuos, se presentan prácticas que no contribuyen con el desempeño eficiente del servicio, tales como tramos de la ruta duplicados.

  • Deficiente operación y un uso intensivo de los camiones recolectores de residuos, por lo que el costo en el mantenimiento de los vehículos de recolección se incrementó en un 100% del 2010 al 2014.

  • Las debilidades en el diseño de rutas de recolección y el estado de los camiones recolectores, se traducen en un uso poco eficiente de los recursos (tiempo y combustible) y afecta el ambiente, por el derrame de lixiviados y la emisión de gases.

 

 



Disposiciones


  • A los Alcaldes/as de las 81 municipalidades se les dispone, realizar un análisis que considere los resultados expuestos en el presente informe, a fin de que se establezcan las acciones de mejora necesarias para corregir las debilidades asociadas a la gestión del servicio de recolección de residuos ordinarios.

  • A 14 gobiernos locales, se les dispone que emitan y aprueben el Plan Municipal de Gestión Integral de Residuos.


Recomendaciones


  • S​e emiten recomendaciones al Ministro de Salud y a la Ministra de Educación Pública, para que en el ámbito de sus competencias, valoren los resultados del presente informe y los considere como un insumo en el cumplimiento de los mandatos que el ordenamiento jurídico les establece en materia de gestión integral de residuos.